Blog

Todo lo que debes saber sobre redireccionamientos y códigos de estado HTTP 200, 301, 302 y 404

Redireccionamiento web

En este post trataremos de explicar en qué consisten los redireccionamientos de URLs, por qué son importantes de cara al SEO, y cual es la forma correcta de aplicarlos.

¿Qué es un redireccionamiento?

Un redireccionamiento de URL consiste en llevar a un visitante en nuestra web de la página midominio.com/pagina1 a www.midominio.com/pagina2, ya sea porque “pagina1” ya no existe, o simplemente porque “pagina2” presenta mejores contenidos que “pagina1”, y necesitamos que los usuarios accedan a estos nuevos contenidos y no a la información caduca de “página1”.

De cara al usuario los redireccionamientos funcionan de forma muy simple: el usuario accede a /pagina1 y automáticamente, en cuestión de segundos, es redireccionado a /pagina2. El servidor, además, genera un código de estado que nos ayuda a saber que clase de redireccionamiento se ha aplicado, y ayuda a saber a los bots de búsqueda de Google y otros buscadores que clase de acciones deben tomar en base a dicho redireccionamiento.

Por esto, es muy importante saber qué código de estado HTTP genera el redireccionamiento que estamos aplicando en nuestra web, pues este puede afectar en gran medida la forma en que Google indexa los contenidos de las páginas que participan en dicho redireccionamiento.

Los redireccionamientos generan hasta 8 tipos de códigos de estado 3XX, cada uno con características propias. Analizaremos los 2 más comunes:

Redireccionamientos 301

Los redireccionamientos con código de estado HTTP 301 son ideales de cara al SEO. Cuando el bot de Google detecta un redireccionamiento 301 de www.midominio.com/pagina1 hacia www.midominio.com/pagina2, lo que hace es asignar todo el valor SEO que haya podido haber ganado pagina1 en el tiempo, y se lo asigna a pagina2.

En términos prácticos, esto quiere decir que si tenemos una URL no optimizada / no amigable del tipo www.midominio.com/id=25363 que aparece en primera página de Google para la búsqueda “empresa SEO en Lima”, podemos cambiarla a www.midominio.com/seo-lima/ y estar seguros de que se mantendrá en primera página de Google siempre que apliquemos un redireccionamiento 301.

El redireccionamiento 301 entonces redirige a los visitantes y a los bots de búsqueda hacia una nueva URL, traspasando también el valor SEO de la URL origen hacia la nueva URL destino.

Redireccionamientos 302

Los redireccionamientos con código de estado HTTP 302 se denominan redireccionamientos temporales, y lo que hacen es redireccionar a los visitantes de la web y a los bots de búsqueda hacia una nueva URL destino, pero indicando a la vez que este redireccionamiento es temporal, por lo que el valor SEO de la URL de origen no deberá transmitirse hacia la URL destino.

Tomando nuestro ejemplo anterior, si aplicamos un redireccionamiento 302 a nuestra url original www.midominio.com/id=25363, lo que estamos haciendo es llevando a los visitantes automáticamente hacia www.midominio.com/seo-lima/, pero los bots de búsqueda, especialmente el Gooble bot, entenderán que este es un redireccionamiento temporal y /seo-lima/ no recibirá el valor SEO que /id=25363 pudo haber ganado hasta ese momento. La URL www.midominio.com/seo-lima/ no obtendrá entonces los rankings que /id=25363 pudo haber ganado anteriormente.

Debemos tener mucho cuidado al usar los redireccionamientos 302, pues si los mantenemos de forma permanente la página de destino nunca logrará verse beneficiada por el valor de posicionamiento que puede haber obtenido la página de origen.

Código de estado 200

Si visitamos una web y esta carga inmediatamente sin problemas, y sin redireccionamiento de por medio, estamos antes un código de estado 200. Esto significa que a los usuarios y a los bots de búsqueda el servidor les esta brindando la página buscada sin ningún tipo de inconveniente. Es el código de estado que todos buscamos.

Código de estado 404

Este código indica que aquella página solicitada por el usuario y el bot de búsqueda ya no existe más. Suele estar acompañado de una página con un mensaje claro que indica que el recurso no existe, e idealmente se podría agregar algunas páginas alternativas – dentro de nuestra web – que el usuario podría visitar.

Al descubrir un código de estado 404 en nuestro sitio, debemos identificar inmediatamente su ubicación y generar un redireccionamiento 301 hacia un recurso similar, evitando así que los usuarios y bots de búsqueda obtengan este tipo de mensajes.

Http SEO

Esperamos que la información de este post les haya sido de utilidad, y que tengan en cuenta la importancia de saber que clase de redireccionamientos se están aplicando en la web de nuestra empresa o personal, ya que esto puede influir directamente en el posicionamiento de la misma.

Gerente y Fundador de Capybara SEO. Co-Fundador en Norte Digital Perú. Especialista consultor en posicionamiento web, gestión de pautas de pago y marketing en buscadores. Más de 12 años de experiencia administrando campañas de posicionamiento web para empresas en Perú, Chile, Argentina, EEUU, Inglaterra, Bélgica y Holanda.

Post a comment